reflexologa12

Quiénes somos

“La reflexología como disciplina se basa en la estimulación en manos y en pies, donde tenemos reflejados todo nuestro cuerpo, para lograr un estado de bienestar y salud, no sólo en la parte física sino también en lo emocional. Por lo tanto, los reflexólogos podemos ayudar a cualquier persona a recuperar su estado de salud, acompañando su tratamiento médico o psicológico”.

Quien explica estas primeras líneas es la paranaense Graciela Sarmiento, instrumentadora quirúrgica que trabajó muchos años en quirófanos de Paraná y Santa Fe. A raíz de una crisis personal, y dándose cuenta que su profesión no la completaba como persona en cuanto a ayudar a los demás, se dio cuenta de que necesitaba otra forma de contactarse con la salud.

Comenzó un camino de búsqueda y puede decirse que la reflexología la eligió. “Llegó a mí de la mano de una profesora que vino a dar una charla a Paraná y luego un curso. Eso hizo crear mi interés y realicé otro curso más. Pero me daba cuenta que todo era poco y como dice el refrán: cuando el alumno está preparado el maestro aparece. Y apareció la formación profesional de la mano de la señora Alicia Damiano”, cuenta a Mujeres Divinas.

Graciela aplicaba todo lo aprendido en sus pacientes, haciéndoles conocer la terapia, en una ciudad como la nuestra que todavía la desconocía. Hasta que logró recibirse de reflexóloga holística, y luego de instructora, para poder así en el año 2010 abrir la primera Escuela de Terapeutas en Reflexología Holística en el Litoral.

Interesada en la salud

Desde muy chica le interesó todo lo relacionado a la salud, y creyó que su camino iba por la medicina tradicional. “Ya dentro de los quirófanos, me di cuenta que no era así como quería ayudar a las personas. No me gustaba ver a las personas sufriendo y entubadas, muriéndose lejos de sus seres queridos, eso no era digno”.

Como terapia alternativa o complementaria a la medicina, descubrió que la reflexología era lo que buscaba “luego de hacerme muchas preguntas sobre el por qué nos enfermamos”. Y allí parece que encontró algunas respuestas. “Siempre nos enfermamos luego de una gran emoción, me di cuenta de que el cuerpo habla, expresa, y sólo tapamos entregándole el poder al otro para que nos cure, cuando somos nosotros mismos los que tenemos el poder de sanarnos, haciéndonos responsables de nuestras acciones”.

Este largo transitar por una nueva alternativa de vida implicó atender muchísima gente dolorida, escucharlos y, agrega contundente: “Descubrí que la peor toxina no es el cigarrillo, ni la mala alimentación, sino las frustraciones, los rencores, la ira, los silencios”.

Todo eso, explica Graciela, se va quedando en nuestro cuerpo “que con su gran sabiduría intenta permanentemente liberar sustancias hormonales para equilibrar, pero luego no puede y comienza a debilitarse”.

Para qué nos sirve esta terapia

La reflexología ayuda en todas las dolencias o malestares físicos y psicológicos, acompaña cualquier tratamiento médico. Mujeres embarazadas, niños, ancianos, personas con problemas de cáncer, adicciones. “También hay que tener en cuenta que la reflexología trabaja sobre el bienestar y la prevención”. Según esta especialista, nos ayuda a tomar decisiones, a sentirnos naturalmente bien, dormimos mejor con calidad de descanso y vemos la vida con más optimismo y esperanzas.

Escuela de Reflexología Holística “Alma y Cuerpo”

En el año 2010 nace la primera Escuela de Formación de Terapeutas en Reflexología Holística del Litoral. La formación que ofrece no sólo es enseñar técnicas manuales, sino también preparar al futuro profesional para desempeñarse dentro de un ámbito de salud y con la seriedad e idoneidad que conlleva esta terapia.

La carrera dura dos años y medio, nos acompañan profesores de yoga, una psicóloga y una profesora de anatomía. El futuro reflexólogo adquiere todos los conocimientos para poder atender como corresponde a un ser humano.

La asistencia es semanal, también se han implementado cursados especiales para personas que viven afuera de la ciudad o que trabajan, que tienen una frecuencia quincenal.

Luego de la clase, se realizan trabajos prácticos, investigaciones, prácticas, que son supervisadas por nosotros.

Se abren dos grupos de inicio cada año: en marzo y en agosto. Son cupos limitados, no más de 12 alumnos por clase. Se entregan todos los materiales necesarios para que puedan estudiar. Se trata de una formación avalada por la Asociación Argentina de Reflexólogos, de gestión privada.

Hoy ya son varios los egresados, y ya hay en Paraná y nuestro alrededor excelentes terapeutas reflexólogos atendiendo. En este momento, están transitando estudios más de 50 alumnos que vienen de: Santa Fe, Esperanza, María Grande, Diamante, Ramírez, Crespo, La Paz, Villa Elisa, Oro Verde, San Gerónimo Norte, San Javier.

No pierdas más el tiempo